El espejo del cielo

Así es como se le conoce a esta hermosa laguna, está ubicada en medio del bosque húmedo sub tropical de Alta Verapaz.

Los 145 kilómetros cuadrados de esta reserva albergan una amplia variedad de animales y plantas propias del lugar. Entre ellos monos aulladores, tepezcuintles, cocodrilos y peces bastante coloridos. La sombra es aportada por grandes árboles de caoba, chicozapote y corozo.

Al llegar a la laguna, los diferentes tonos de turquesa invitan a un urgente baño que se disfruta el doble en compañía de cardúmenes de varias especies coloridas de peces. Desde la entrada del parque hasta la laguna se debe caminar 4.2 kilómetros por un camino de bajo impacto. Sin embargo, si te dispones a acampar durante varios días, debes estar preparado para cargar suficientes provisiones, la más importante, el agua potable. Para cuidar el equilibrio ecológico, no debes colocarte bloqueador ni bronceador al bañarte en la laguna.

Si llegas desde Cobán. Maneja rumbo a Chisec y conduce por 46 kilómetros hasta encontrar el cruce a Candelaria y Fray Bartolomé de Las Casas. Allí toma el camino hacia la izquierda con rumbo a Playa Grande y maneja 54 kilómetros hasta la entrada del Parque. Ubica un parqueo y luego inicia el recorrido a pie hasta la laguna, que tiene dura aproximadamente una hora.

Compartir
Artículo anteriorCuevas de Candelaria
Artículo siguienteSemuc Champey

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here