Un paraíso en el que podrás sumergirte en sus aguas color turquesa o pasear en cayuco para relajarte.

Esta pintoresca aldea que se ubica a 29 kilómetros de Flores, está cerca del Biotopo Cerro Cahuí, en camino al Parque Nacional Tikal, Uaxactún, Yaxhá, Topoxté, Nakum y Naranjo. Su playa da al río Petén Itzá y es una parada muy recomendada para visitar en familia, ya sea de ida o de regreso del Parque Nacional Tikal. Allí te podrás sumergir en sus aguas color turquesa o pasear en cayuco para relajarte. También encontrarás una amplia variedad de artesanías hechas de madera, desde cocodrilos, hasta aretes y un sinfín de formas naturales o excéntricas.

En sus alrededores hallarás restaurantes, hoteles, áreas para acampar, transportes, gasolineras, acceso a Internet y un centro de salud. La mayoría de sus pobladores se dedican a fabricar artesanías y a la siembra de maíz y frijol. Para llegar, debes tomar la carretera al Atlántico y tomar la autopista Jacobo Arbenz Guzmán, ruta CA-9 norte, en dirección hacia la Ruidosa. Debes cruzar a la izquierda en el kilómetro 245 y tomar la ruta CA13, luego cruzar el puente Río Dulce hacia la aldea Fronteras, del municipio de Livingston, Izabal. A continuación debes seguir el camino en dirección hacia Flores Petén y cruzar a la derecha en el kilómetro 471 y continuar en dirección a la Aldea El Remate.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here